Entrevista: Rodrigo Solo: No estás solo

Entrevista a Rodrigo Solo durante el LAMC sobre por qué le parece importante el mensaje de “No estás solo”, particularmente en Venezuela.

Preguntas para guiar la lectura

  • Según Rodrigo Solo, ¿cómo se sienten muchos?
  • ¿Por qué quería hacer un disco con “una gran carga de contenido social”?
  • ¿Lo ve más como una obra política o interpersonal?
  • ¿Cuál fue el propósito de los grafitis de “No estás solo”?

Transcripción: Entrevista a Rodrigo Solo

El nuevo disco se llama No estás solo, entonces ¿por qué cree que necesita Venezuela y de hecho todo el mundo este mensaje de “No estás solo”?

Porque creo que es el ultimate fear, ¿no? Fear of loneliness, miedo a… Creo que la soledad es el miedo máximo que tenemos los seres humanos. Cuando eres un niño, le tienes miedo a las arañas gigantes, a los monstruos, a los tiburones. Cuando eres un adulto, le sigues teniendo miedo a los tiburones, pero creo que los verdaderos miedos se convierten en un poco más, no sé, agarran un sentido más espiritual. Se convierte en lo que es la soledad.

Y por eso me pareció tan importante porque en Venezuela particularmente hay muchos seres humanos, muchos ciudadanos, que se sienten frustrados, abandonados. Esto va desde el preso político que no es Leopoldo López o no es el político conocido hasta la mamá que hace cola para comprar leche o para comprar pañales o papel toilet para su casa. Entonces, tener una paleta de situaciones tan horribles y tan frustrantes como seres humanos, como ataques a los derechos humanos donde constantemente se atropellan todos nuestros derechos como civiles y ser parte de eso y no fotografiarlo con el arte de alguna manera para mí era imposible.

Luego de que Viniloversus se tomó un descansó yo sentí la necesidad de hacer un disco. Seguí componiendo estas canciones y me di cuenta de que tenía este disco y a la hora de lanzarlo, lanzar el proyecto de Rodrigo Solo, tenía que hacer algo que trascendiese un poquito el plano de solamente yo “Mira, ey, tengo un disco nuevo, voy a sacar un disco” en un país que está derrumbando. Sentía que si lo hacía de esa manera, primero no iba a ser algo con lo que la gente se pudiese identificar y segundo, me iba a hacer sentir hipócrita yo, ¿no?, de alguna manera. Entonces, sentí que la única manera de hacer este disco era hacerlo con una gran carga de contenido social, de frustraciones llevadas a canciones, llevadas a un plano elegante y una armonía bonita, y presentarlas con mensajes con hablen sobre esa necesidad de expresarte como ser humano, porque no me gusta la palabra “política”. No me gusta llevarlo tanto a ese mundo. La frase incluso, “No estás solo”, no tiene nada que ver con la política. Es una frase para extenderle la mano a la gente que se siente frustrada con la situación en la que están, la gente que se siente sola.

Por eso este proyecto tiene un compromiso tan grande con las artes plásticas también porque lo que estamos tratando de dar no es ser el disco más exitoso de la historia de la música. Lo que queremos hacer es dar un gran mensaje. Y ese gran mensaje lo podemos dar no solamente con la música sino que lo podemos dar con las artes plásticas, con grandes videos, con grafiti. En Venezuela hicimos una implementación de más de 700 grafitis alrededor de la ciudad. Fue una locura, ilegal. No se supone que puedas hacer eso. Y aun así lo hicimos solamente para evidenciar que la ilegalidad es lo que reina en Venezuela. Algo tan inofensivo como un grafiti pero que sigue siendo ilegal y lo hacen por toda la ciudad y a nadie le importó un guáramo, a nadie le interesa. Y eso algo ilegal. Y ves el otro aspecto, donde salir a defender tus derechos o a protestar en la calle es algo legal y lo tratan como algo ilegal. Era como nuestra manera de burlarnos del sistema también.

Es una manera de trascender y generar más una conexión con la gente y tener un proyecto que sea selfless, desinteresado, altruista. Es la mejor estrategia hablar sobre política, hablar sobre lo malo. Yo creo que no, pero también siento la responsabilidad de hacerlo porque veo que muy poca gente lo está haciendo, por lo menos en mi país. Sí tengo amigos y colegas con los que comporto con orgullo ese afán por fotografiar en lírica y en música la situación de un país, la frustración que tenemos como ciudadanos, como venezolanos y como seres humanos. Entonces, creo que hay un gran grupo que gente aprecia esa sinceridad y esa necesidad de hacer ese tipo de arte, a pesar de que no sea la opción más comercial. Obviamente no estás cantando reggaetón, sobre caerte a curda y pasar la noche en la cama con una chica.

Estás hablando sobre algo un poquito más trascendente, menos superficial. Eso fue una gran parte de la búsqueda, de tratar de desprenderse de lo superficial. Incluso en Viniloversus en sus comienzos, se ve una evolución clara en Viniloversus, el otro proyecto que tengo aparte de Rodrigo Solo. Si escuchas los tres discos, se ve una clara evolución desde lo adolescente, lo superficial y lo más efímero a temas un poquito más altruistas, que pasa que yo me voy y esto queda daña’o, porque al final somos una banda más. Entonces, en vez de ser una banda más que canta sobre temas efímeros, prefiero ser una banda más que canta…

Hay un dicho increíble de Maya Angelou, que ella decía: “They will not remember your name or your poem”, or something like that, “they will not remember your name and they will not remember your face, but they will never forget how you made them feel”. Y eso me pareció genius. Porque creo que eso es el máximo miedo que todos tenemos, oblivion. Se acaba y nadie se acuerda de nadie y todos vamos a desaparecer. Yo me quiero ir como un más. Si me toca ser un más como plomero o como músico, quiero saber que lo que estoy haciendo, lo estoy haciendo basado en unos valores que tengo como ser humano y aplicarlo al arte de una manera elegante y lograr tener un proyecto exitoso a nivel comercial es un gran reto, definitivamente un gran Everest o una cumbre a la que yo aspiro con mucho entusiasmo.

Serie de entrevistas: Rodrigo Solo

Unidades didácticas relacionadas