Entrevista: Rodrigo Solo: La cultura es una solución

Entrevista a Rodrigo Solo durante el LAMC sobre sus campañas de solidaridad en colaboración con Un mundo sin mordaza.

Preguntas para guiar la lectura

  • ¿Qué proyectos hizo en colaboración con Un mundo sin mordaza?
  • ¿Qué mensaje comparten todos estos proyectos?
  • ¿A quiénes se dirigen estos proyectos principalmente? ¿Por qué?
  • Para Rodrigo Solo, ¿qué valor hay en la cultura, la música y el arte?

Transcripción: Entrevista a Rodrigo Solo

Y también hay una campaña de solidaridad. ¿De qué se trata? ¿Cuál es el objetivo? ¿Y las actividades de esta campaña?

Es difícil comprimir todo. En muchas entrevistas se me quedan cosas afuera porque son muchas cosas. Son las obras de arte, es el disco, es la causa social, todos los músicos con los que se colaboró para lograr el disco, los conciertos, que hicimos en universidades.

Para volver a la pregunta, básicamente lo que yo quería lograr con No estás solo era tener algo con un poquito de trascendencia y no llegar, mostrar el disco, “Ey, qué tal, soy yo otra vez, mi disco”, sino hacer algo que diese un mensaje. Entonces llamé a mis amigos de la ONG Un mundo sin mordaza, que es una organización sin fines de lucro y básicamente les pedí ayuda. Les dije: “Mira, tengo este proyecto, tengo obras de arte, tengo música y quiero amarrarlo a un mensaje, a plantear un mensaje en la sociedad desde el punto de vista del arte”. ¿Y cuál es ese mensaje? Que la gente se puede apoyar en el arte en momentos de dificultad, como los que vive Venezuela. Ser un medio de escape. Y creo que el mensaje de “No estás solo” fue el perfecto resultado de esa unión, de esa búsqueda. ¿Cuál es el mensaje que quieres dar al final del día? Tienes todas estas plataformas, grafitis, música, obras de arte. ¿Qué es lo que quieres decir? Bueno, quiero decirte que no estás solo, que comparto tu frustración.

Me uní con ellos. Desarrollamos un proyecto durante tres meses con calcomanías, un concurso de Instagram con las calcomanías de Cayayo Troconis y Simón Díaz. Hicimos una gira universitaria, tocando shows en diferentes universidades, porque creo que la juventud que busca la educación superior son los que van a tener el poder del país más adelante y la capacidad de tomar decisiones más adelante. Entonces, era un público que quería atacar también. Y para esto les pedí ayuda a mis grandes amigos de la ONG Un mundo sin mordaza y a través de ellos por supuesto conseguimos el financiamiento y la capacidad de desarrollar más de 700 grafitis, más de 5000 calcomanías alrededor de todo el país, el show que se desarrolló, los shows por las universidades.

Y por supuesto el mensaje que les quisimos dar a los jóvenes venezolanos, que es nuestro máximo target, porque son el futuro, este mensaje de que la música, el arte es vida, la cultura es vida, que la cultura es una solución a los problemas. Siempre podemos apoyarnos en la cultura como solución a los problemas políticos.

Obviamente la política es necesaria. Hay un dicho que dice: “No existe la mala política sino los malos políticos”. Yo estoy de acuerdo con eso. Es necesario que se hable y que haya buena política, pero un buen político es un político que también aprecia el arte, el valor de la cultura para el mejoramiento de una sociedad.

Entonces, parte de nuestra búsqueda, tanto en el disco como el mensaje, era eso, tratar de lograr algo que trascienda un poco incluso la música. Aquí está Charlie Alberti, hablando sobre una propuesta ambientalista. ¿Qué te dice eso? Probablemente uno de los artistas pertenecientes a la banda de rock más importante de la historia de Latinoamérica, que llegó y logró el máximo éxito, se dio cuenta que bueno, cuando llegas al final del arco iris y consigues el pote de oro, te das cuenta que ya tienes el pote de oro y eso se queda aquí cuando te mueras y el lugar se queda con el pote de oro y un poco de basura más. Entonces, yo particularmente aprecio mucho la iniciativa de él de venir acá, un lugar donde la gente quiere hablar de la música, bueno sí, pero la música no es nada si no la amarras a algo real, a un problema, a un sentimiento, no tiene que ser un problema, por eso hay tantas canciones de amor también, pero en mi caso, me gusta la idea de amarrarlo a situaciones y circunstancias que como ser humano quiero cambiar.

Serie de entrevistas: Rodrigo Solo

Unidad didáctica relacionada