Mustang Jane: Cartas desde Juárez: S.O.S.

Ni una más: Justicia: Juárez

Ni una más: Justicia: Ciudad Juárez

Mustang Jane: Cartas desde Juárez, una nueva serie en la que compartiremos las cartas, fotos y videos de Mustang Jane (Facebook), artista que estudia el objeto textil como metáfora social y que nos ha invitado a seguir varios proyectos que realiza actualmente en Ciudad Juárez que buscan denunciar las injusticias y sobre todo escuchar la voz de las mujeres de Juárez.

En esta segunda carta Mustang Jane nos cuenta de su viaje “de norte a sur para seguir escuchando las voces de nuestras mujeres”, desde el grupo de bordado en el norte (mencionado en la primera carta) hasta las chicas del Proyecto 3042 en el sur.


14 de octubre de 2016
Ciudad Juárez, México

Queridxs Betsy & Zachary,

Deseo que tengan mucha paz en su vida, que esta semana se encuentre llena de muchas bendiciones para ambos.

Estos días he tenido muchos sentimientos encontrados. Por un lado estamos atravesando por un cambio de gobierno, lo que trae consigo una ola de violencia bastante fuerte, ya se empiezan a escuchar noticias sobre asesinatos y desparecidas en la región. Esto no es nada nuevo, sin embargo, crea un ambiente de tensión muy fuerte. En la ciudad se pueden visualizar muchas cruces rosas con negro y palabras de justicia para nuestras mujeres. El índice de mujeres desaparecidas ha ido en aumento en los últimos días.

"En la ciudad se pueden visualizar muchas cruces rosas con negro y palabras de justicia para nuestras mujeres"

“En la ciudad se pueden visualizar muchas cruces rosas con negro y palabras de justicia para nuestras mujeres”

Esta semana visité nuevamente a la señora Mary y el grupo de bordado. Antes de acudir estuve leyendo a Thích Nhất Hạnh, un monje budista de Vietnam, y reflexioné sobre el poder de la oración. Se me ocurrió que podríamos bordar el nombre de un ser querido ya que en la antigüedad en algunas tribus las mujeres bordaban para proteger a su comunidad de los espíritus malignos, la pobreza y la marginación. La sesión fue bastante hermosa. Algunos bordaron el nombre de sus familiares asesinados, como el caso de Mary.

Joel era uno de sus hijos. Tenía tan solo 12 años y Armando 18 cuando ocurrió el homicidio. Decía la señora que al mayor le gustaba mucho cocinar.

Armando y Joel

Armando y Joel, bordado de la señora Mary

Durante la sesión me llevé un susto bastante fuerte porque llegó uno de los personajes del barrio un poco tomado preguntando porque estábamos ahí, que sacaría la fusca y que le asesinaron a su sobrino Irving hace un par de años, ¡que se lo enterraron vivo! Estaba bien enojado y realmente me puso en mucha tensión. Cuestioné mucho la idea de regresar nuevamente al barrio. Esto es algo realmente serio. Aquí hay redes de todo tipo de tráfico y pandillas.

Sin embargo, es conmovedor observar que entre tanta violencia existen almas que a pesar de su dolor nos enseñan compasión, agradecimiento y aprecio. Me conmovió mucho que al terminar la sesión la señora Mary me ofreció un plato con chiles rellenos y arroz. Esto significa para mí que todo el universo estaba contenido en esta comida, desde la tierra donde se plantó la semilla, el agua que regó la tierra, las manos que cosecharon y finalmente la intención del obsequio de una persona a la que tengo dos días de conocer.

Chiles rellenos y arroz

“La señora Mary me ofreció un plato con chiles rellenos y arroz… todo el universo estaba contenido en esta comida”

Y así esta semana viajé de norte a sur para seguir escuchando las voces de nuestras mujeres…

Llegué a Praderas del Sol, una colonia ubicada en el sur de la ciudad, igualmente en los límites. En esta ocasión tuvimos una charla y sesión de bordado con algunas de las chicas del Proyecto 3042 en el que estuve trabajando parte del año pasado y este año. Hace un par de semanas desaparecieron a una de las estudiantes de la secundaria. Son chicas de 12-15 años. Todas tienen sueños y son mujeres muy fuertes. Están totalmente vulnerables por las condiciones en las que viven y la violencia arquitectónica de la ciudad, consecuencia del mismo sistema capitalista y la industrialización mezclada con casas habitación.

La dinámica fue hacerles una entrevista y que me ayudaran a bordar para este nuevo proyecto sobre qué significa ser una mujer, no solo de Juárez, porque creo que esta voz la compartimos muchas mujeres alrededor del planeta.

Karis Belem Olan:

Las mujeres de Ciudad Juárez somos fuertes y sabemos defender nuestros derechos.

Georgina Ortega Hernández:

Ser mujer de Juárez significa ser independiente porque somos capaces y tenemos lo necesario para salir adelante.

Dulce América Herris Torres:

Yo creo que las mujeres de Juárez somos valientes porque nos enfrentamos a defender nuestros derechos.

Noemí López Morales:

Significa tener precaución, porque en cualquier lado te puede ocurrir algo y debemos estar atentas de todo.

Nayeli Sarabia Solís:

Las mujeres de Juárez podemos transformar, hacer música, arte y no depender de los hombres. Podemos ser capaces de eso también.

Creo firmemente en el despertar de las nuevas generaciones de mujeres. El contexto en el yo crecí cuando tenía 12 años sigue siendo el mismo y creo que muchas estamos conscientes del daño que nos ha causado el heteropatriarcado. Por eso seguimos en pie de lucha y proponiendo un cambio de estructura. Los casos de feminicidio comenzaron a hacerse visibles aquí hace más de 20 años y ahora México está atravesando una fronterización de la violencia, una verdadera crisis de derechos humanos en todas las escalas.

S.O.S.

Con cariño, con mucha fuerza pero también con mucho dolor,

Jane


Unidades didácticas relacionadas