The Mariachi Ghost: La influencia del son jarocho

Gabriel Fields de The Mariachi Ghost nos cuenta cómo conoció el son jarocho y cómo llegó a aprender a tocar la jarana.

Preguntas para guiar la lectura

  • ¿De dónde es Gabriel?
  • ¿Dónde se topó con el son jarocho?
  • ¿Cómo consiguió una jarana?
  • ¿Cómo trató de aprender al principio? Pero, ¿cuándo de verdad empezó a aprender muchísimo?
  • ¿Cómo se siente sobre la comunidad del son jarocho?
  • ¿Cómo se refleja este sentimiento en la tradición del fandango?
  • ¿Qué influencia tuvo esta experiencia sobre The Mariachi Ghost?
  • Pero, ¿en qué se diferencia del son jarocho tradicional?

Entrevista a Gabriel Fields sobre el son jarocho

Yo soy canadiense, soy francocanadiense. Estudié en México, pero no conocía la música mexicana antes de irme, porque la conocía, no me atraía. En México conocí la música mexicana, pero al son jarocho no hice conexión la primera vez. Regresé y ya por casualidad me topé con el son jarocho, por Internet, algún video de YouTube, no sé, y ya estaba como en enero en Winnipeg, menos 40 grados, así como: “¡¿Dónde estoy?! ¿Por qué estoy aquí?”. Entonces, fue como un largo proceso.

Conseguí una jarana. No sabía cómo funcionaba. Una red de lauderos para conseguir instrumentos tradicionales, una amiga que fue al DJ, le di dinero y me dijo: “Me tomó un día, pero encontré una jarana”. Entonces, con el instrumento, tratando de aprender solo por videos, o sea, no aprendí mucho. Traté de aprender.

Y cuando pude, me fui. Entré en contacto con los del Centro de Documentación [del Son Jarocho], que es donde están basados algunos de Los Cojolites y me invitaron para venir. Dije que podía trabajar, voluntariar con ellos, o sea, que acababa la carrera de antropología y me dijeron: “Trabaja aquí, si quieres”. Me lancé y allí en el primer mes, en Jáltipan, con los talleres que dan allí, tienen talleres permanentes, aprendí… todo lo que primer año es eso y en el primer mes fue como… “Ay, cuando alguien te lo explique, es otra cosa”.

Allí estuve la primera vez ocho meses, conociendo a músicos, ayudando con la digitalización de artículos que tenían y luego regresé y ayudé con la digitalización de viejos videos que tienen. Si van en YouTube, en la página de centrodoc, el Centro de Documentación, ahora ya los editaron, hay como 300 videos viejos, como de los 90, de músicos viejos.

Entonces, sí tuve la oportunidad de conocer y de andar por el sur de Veracruz y conocer y ahora pues, es una cultura muy… pues, es gente muy acogedora, muy abierta, especialmente si traes jarana o quieres aprender. Entonces, sí, yo trato de regresar cuando puedo, también con los amigos del Colectivo Altepee en Acayucan y gente de diferentes partes, los Vega, la gente de los Soneros del Tesechoacán, gente en el DF, o sea, ya es como una comunidad. Vas allí, conoces a gente de aquí. Estuve en Montreal, en Canadá y ya Fandango, tengo amigos allí, en Chicago, ahora en Nueva York, en Austin, en Guadalajara, en el DF, en Europa, o sea, la gente que se adentra en esta tradicional, que se acerca, pues ya son muy abiertas.

Y la tradición del fandango o huapango, como algunos le dicen, es eso, ¿no? Tiene una apertura. Puedes participar con que haya gente que pueda llevar el fandango, pues, te puedes acercar y aprender. Entonces, sí, fue bonito.

Entonces, regresando a Canadá, con ahora todos mis amigos de Mariachi Ghost, digo: “¡Ahora vamos a tocar esto!”. Porque no se puede tocar solo. La jarana, toco jarana en el grupo. Y ahora la quijada, la tarima, la guitarra vozarrona, la leona también que tocamos, fue como los esforcé un poco. Y ahora, pues sí. Cuatro personas de la banda ahora tocan la jarana, dos personas de la banda tocan la leona y todo el mundo puede tocar la quijada, porque es una percusión. Pero, se ha vuelto muy importante para la banda también.

Utilizamos los recursos del son jarocho, pero si los utilizamos como elementos musicales, para mí son dos cosas distintas y tienen su lugar separado y distinto. El son jarocho es un elemento de muchos. La diferencia es que estamos en el escenario, ¿no? Que en el fandango no hay escenario. La única tarima es para los bailadores. Y es otro contexto. Queremos contar una historia. Pues, el son jarocho es uno de los sones de México. Nos inspiramos tanto del son jarocho como del son huasteco, del mariachi tradicional, o sea, tanto como de Radiohead y de Café Tacvba, Héroes del Silencio. No es tradicional para nada… Aunque “El Cascabel” lo empezamos de manera tradicional, pero ya entra la banda. Se nutren. Lo tradicional nutre la puesta escénica.

The Mariachi Ghost – Cascabel (en vivo)

Serie de entrevistas: The Mariachi Ghost