Hache ST: Júbilo: ‘Hablaré cara a cara con mi historia’

La semana pasada se lanzó Júbilo, el nuevo disco de Hache ST & Gas-Lab, “un proyecto consolidado tanto a nivel musical como lírico, cargado de ritmos sincopados y líneas de bajo melódicas; con letras firmes, cuyo punto de partida es la reflexión alrededor de preguntas que invitan a cuestionarnos sobre los legados de las diferentes colonialidades” (CDBaby).

Además de ser muy agradable musicalmente, gracias a la musicalidad de Gas-Lab, Hache ST nos cautiva con la riqueza de su discurso, o como dice él en “Júbilo”: “Redacto el tigueraje de una forma inteligente”. Así que en este artículo, vamos a ‘pasar al tintero para revivir sus frases’, tratando de analizar cuatro temas principales que escuchamos en el disco: la historia, el desarrollo personal, la educación y la dominicanidad.

La historia

Empezamos con el título, que se encuentra en el siguiente verso: “El júbilo ha entrado por la puerta de salida” (“Júbilo”). El júbilo aquí se refiere a una felicidad muy particular, “la satisfacción producida por el reencuentro con su historia” (nota de prensa). Dice en “Reencuentro”, “Hablaré cara a cara con mi historia”. Repasa su pasado, “pretérito imperfecto recordando mi trayecto”, incluyendo su carrera musical (“comparto mi pasado en tarimas y escenarios”, “El tintero”).

Y lo que encuentra allí es “una lucha con sonrisa” (“Júbilo”). Es decir, no contempla el pasado con nostalgia, esperando que todo vuelva como era antes, sino que se da cuenta de su propio desarrollo, “Siempre hacia adelante, no miré el retrovisor” (“Recitando por los codos”).

El desarrollo personal

Este desarrollo personal se convierte en metáfora a través de la hermosa voz de Sol Liebeskind, “the wings of a butterfly” (“Júbilo”), así como confirma Hache ST en “Reencuentro”: “Caminó el adolescente y aceptó ser diferente”.

Este crecimiento no está garantizado, como alude en “Estancia breve”: “No maduraron muchos tipos en esquina”. Alexandra Blakely nos pregunta: “Where is the hunger to expand our experience?” (“El predilecto”). Lamenta que algunos tengan miedo a salir de su zona de confort (“too afraid to step out of their comfort zone“, “El predilecto”) y que se contentan con la pantalla (“Sitting in front of a glass box of frequencies, believing in projections modified for us to see“).

En contraste, Hache ST canta: “Así crecimos escuchando y llegamos” (“Principio”).

Pero, ¿cómo logró este crecimiento, este desarrollo personal, esta maduración? La respuesta nos trae a lo se podría considerar el tema principal del disco: la educación.

La educación

Hache ST y sus invitados hablan varias veces sobre el aprendizaje, por ejemplo, “Fui el tipo del colegio que aprendió más con el rap”, “Aprendiendo y descifrando” (“Principio”) y “I learned that through my traveling” (“El predilecto”).

Y no solo el aprendizaje sino la enseñanza también. “Partiré en partes iguales lo que aprenda de mi parte” (“Reencuentro”). ¿Cómo compartirá su aprendizaje personal con nosotros? “Mi música sincera, humilde y consejera llegó para que ejerciera un doctorado a mi manera” (“Recitando por los codos”).

Nosotros estamos muy agradecidos por esta enseñanza musical, porque como todos reconocemos, la educación no es gratis. “Exijo mi porciento por educar a tipos” (“Júbilo”). Es justo ya que él como artista independiente está “arriesgando el capital distribuyendo este mensaje” y nos pregunta: “Dime quién pagó el peaje de este duro aprendizaje” (“Estancia breve”). Sí, “el oro es útil todavía, innecesario”; no es su preocupación principal, “Ni subterráneo ni comercial, solo yo, lo principal, conmigo mismo he competido en esta escena”.

También afirma que en gran medida rechaza la educación del sistema educativo: “Rechazo todo lo que me inculcaron” (“Principio”). ¿Qué es lo que tratan de inculcar? El año pasado, durante una entrevista, dijo: “esos ‘valores patrios’ que nos han inculcado desde siempre”. Aquí en este disco vuelve a hablar “contra esos símbolos patrios que giran por la escuela” en “Recitando por los codos”.

¿Por qué los rechaza? Tiene que ver una vez más con la historia, en particular “la historia no contada” y su relación con su hermano, Haití. Dice en “Altas montañas” que “la ignorancia se agarra de la escuela con nombre de santo” y que “ignora a su hermano [y] culpa el vudú de esto, de aquello y lo otro”. En “El predilecto” dice que “con un racismo sistemático encaminado va el monarca repartiendo la mentira”.

Y con esto llegamos a otro tema del disco, uno que en otra entrevista describió como “un tema transversal en mi carrera”, la dominicanidad y la construcción de identidades a partir de la problemática dominico-haitiana.

La dominicanidad y la problemática dominico-haitiana

Hache ST se dirige directamente a su tierra, Quisqueya, en “Altas montañas”: “Quisqueya, Winston Churchill recorre tu avenida, Vincent Ogé ni llegó a una esquina. Vivimos antes de nacer cuando Boukman levantó tu voz”. Aquí se refiere a la Churchill, la avenida más prominente de la capital que lleva el nombre del primer ministro inglés, pero lamenta que ni siquiera haya mención de Vincent Ogé y Boukman, dos figuras importantes relacionadas con la Revolución Haitiana. Parece relevante mencionar que Vincent Ogé ni tiene una página en Wikipedia en español.

Hache ST en la entrevista anteriormente mencionada dijo: “Si ignoramos la Revolución Haitiana desconocemos uno de los procesos históricos fundamentales para la liberación de nuestros pueblos… Estamos unidos a la primera república negra del mundo. ¡Tenemos que reconocer eso y sentirnos orgullosos!”, un comentario que está muy acuerdo con el discurso que dio Frederick Douglass en Chicago en 1893, cuando describió a Haití como “the greatest of all our modern teachers” por esta razón:

I can speak of her [Haiti], not only words of admiration, but words of gratitude as well. She has grandly served the cause of universal human liberty. We should not forget that the freedom you and I enjoy to-day; that the freedom that eight hundred thousand colored people enjoy in the British West Indies; the freedom that has come to the colored race the world over, is largely due to the brave stand taken by the black sons of Haiti ninety years ago.

El título del último tema del disco hace referencia a la “tierra de altas montañas” (el significado del nombre “Haití”). De ahí el verso: “Tierra de altas montañas antes de Bartolomé” [de las Casas], figura asociada en parte con el cambio de nombre de la isla a “Española”. Reitera en “Recitando por los codos”: “Aquí seguimos hermanos y hermanas por la tierra del gagá”, una música compartida entre los dos países (rará en Haití). Pero a pesar de tener esta historia compartida, Hache ST afirma que “San Mentira, San Racista esconden nuestra historia”.

Y es así que en el último tema del disco volvemos al mismo tema con el cual abrió: “Hablaré cara a cara con mi historia”. El júbilo nos espera.