Canción: Patxi Leiva – El ritmo

País: Andorra

Género: Pop

Temas: Presente: Verbos con cambio de raíz, Entrevista (El ritmo de la vida en Andorra, el multilingüismo, el poder unificador de la música)

Hoja de actividades: Esta hoja de actividades se encuentra en el ebook Around the World Vol. 3.

Entrevista exclusiva a Patxi Leiva

Ya que la canción se llama “El ritmo”, ¿cómo es “el ritmo” de la vida en Andorra?

    El Principado de Andorra es un pequeño país compuesto por siete ciudades y sustentado por una economía que basa sus ingresos en el sector del turismo. El dominio esquiable más grande de los pirineos, el espectacular balneario y el gran diferencial de impuestos entre sus países vecinos, hacen de este lugar el destino favorito de más de 11 millones de visitantes anuales.

    En la urbe, el ritmo de vida viene marcado por los puentes y días festivos de los países vecinos (España y Francia) ya que el turismo invade el valle de un modo masivo, formando incluso atascos quilométricos en ambos accesos al país.

    A ritmo de los turistas, los repartidores se desesperarán en las horas punta del cierre de las pistas de esquí y a continuación en los accesos del balneario Caldea o en el de cualquier tienda situada en la Avenida Carlemany o Meritxell, conocida por sus visitantes como “la calle de las compras” y por los comerciantes “la milla de oro”.

    Apartado de la contaminación lumínica de las grandes pantallas publicitarias y del neón de los letreros de los grandes almacenes, existe otro ritmo de vida muy distinto: el de la otra Andorra. En este, el caminar de los gatos y los perros es distinto; el olor del humo cambia ese matiz de combustible por el de encina quemada y al asfalto lo adornan las hojas caducas del otoño en vez de esas dichosas líneas de colores verde o azul que señalan las zonas de estacionamiento de pago.

“El ritmo” termina con un coro multilingüe. ¿Qué importancia tiene el multilingüismo en tu vida? ¿Qué idiomas usas en tu vida diaria y en tu carrera?

    Integrarse en el ritmo de vida andorrano implica comunicarte en tres idiomas (castellano, catalán y francés) pero por mi trabajo, fuera de Andorra y Cataluña, utilizo más el castellano y el poquito de inglés que actualmente estoy aprendiendo. He tocado en países como Andorra, España, Francia, Escocia, Argentina o Rusia y he compartido escenario con músicos de diversas nacionalidades y de distintos idiomas y te diría que el ritmo de cada canción es lo que más nos ha unido encima de un escenario. ¡Abrir la mente y querer comunicarse, eso es lo que cuenta!

¿En qué se parece Andorra a sus países vecinos? ¿Y en qué se diferencia?

    En cuanto a territorio, el Principado de Andorra podría ser tranquilamente una gran ciudad de montaña francesa o española, pero en cuanto a mentalidad se refiere, el miedo a ser conquistada hace de un pequeño país de noventa mil habitantes, siete grandes pueblos coordinados por un gobierno de política conservadora con el mismo modelo de infraestructura que un país mediano capaz de gobernar a cientos de miles de habitantes.

Hay un verso que dice: “Sin importarle de qué continente vengas, no entiende de razas”. ¿Tienes alguna anécdota sobre el poder unificador de la música?

    En enero después de tocar en el gran auditorio de Barcelona, hicimos 32 actuaciones en un hotel con turistas de más de 12 países. Ahí cantábamos canciones en cuatro idiomas distintos y pusimos también a prueba nuestras canciones. Pudimos estudiar las canciones que más movían a la gente y las que les hacían cantar y ¿sabes cuáles triunfaron más en toda la temporada? Las nuestras: Mi Cabeza Desordenada (swing), Mi primo Sebastián (Rumba), El ritmo (¿cumbia?) o Mantis Religiosa (balada). No,no… para nada creo que sean mejores que las otras grandes canciones que se cantaban durante el concierto; la única diferencia es la manera de comunicarlas, de transmitirlas y la mayoría ni entendían el castellano, ni sabían que las canciones eran nuestras…

    A finales de verano del 2012, ganamos un concurso con la composición de la canción del verano de la localidad portuguesa Estoril. Esta la compuse en castellano, con un estribillo en inglés y un eslogan en portugués. Era mi manera personal de imaginarme Estoril bajo un punto de vista turístico y al parecer, la fórmula funcionó. Al poco, hicimos una versión de la misma canción en catalán hablando sobre las fiestas populares de San Julián.

    En diciembre del 2012, repetimos por segunda vez una gira por locales de Moscú. El directo de nuestra música llegó más allá de mi lamentable inglés y el público acabó bailando y cantando nuestras canciones a ritmo del “EO”. Pienso que la música es el idioma más universal, la religión con más seguidores del planeta.

¿Qué te gustaría lograr con tu música?

    Disfrutar tocando por toda Europa, cruzar el charco y llegar a conocer en persona a gente como tú, tocar en ciudades como la tuya hasta poder vivir dignamente del sudor con el que empapo el suelo de los escenarios. Algo aparentemente sencillo y prácticamente, cada vez más complicado…